TREINTA DÍAS

Hace treinta días emprendimos esta importante misión de informar, en un país donde la opinión y las descalificaciones están a la orden del día, y aunque a principio parecía una tarea difícil de llevar a cabo, hoy estamos convencidos que un aporte sin complejos a esta polarización en todos los ámbitos, es precisamente no fijar posición, sino llevar la noticia como es, y que sea el lector quién haga su juicio de valor al respecto.

En treinta días ha pasado de todo coloquialmente hablando a nivel nacional e internacional. El tema de la pandemia sigue ocupando grandes centimetrajes, porque los ojos del mundo están enfocados en el Covid-19, en su propagación y en los intentos científicos que se hacen para ofrecer una vacuna que alivie esta guerra silenciosa que nos mantiene en casa y a distancia del mundo.

Otro tema que vibra en el acontecer nacional es el proceso electoral del próximo 6 de diciembre. Posiciones a favor y en contra, han generado una retaliación de ataques y descalificaciones que dejan muy mal parado el perfil de político venezolano, y esa renuencia de buscar una salida mancomunada a la crisis, tomando en cuenta la opinión de las mayorías.

El indulto presidencial a 110 presos políticos, dentro de los que se cuentan diputados a la Asamblea Nacional, dirigentes sociales, políticos periodistas y hasta la vecina de Iván Simonovis, ha levantado un muro de halagos y de insultos, pero a la final, solo el que ha estado secuestrado siendo inocente, valora la palabra libertad.

Otro tema que en Venezuela tiene repercusión es la escasez de gasolina, en términos alarmantes para todo el país, porque incluso en Caracas, las largas filas no cesan, al igual que la desesperación de un país, que está prácticamente paralizado producto de esta realidad que hoy nos toca la puerta, aunado a los problemas en la calidad de los servicios públicos, lo que genera desasosiego y mucho estrés.

El mundo a pesar de la pandemia no se detiene, y se siguen propiciando informaciones a diario a nivel social, político, económico, cultural, de emprendimiento, diversión, salud, informática y pare usted de contar. No obstante, tratamos en lo posible y sin violentar nuestra misión de vida mediática, llevarles la noticia sin adornos, sin adjetivos, descalificaciones ni faltas de respeto o insultos.

En treinta días hemos hecho un ejercicio de catarsis comunicacional, depurando cada línea de odios y confrontación. Nos sentimos bien, a gusto, complacidos de poder aportar un granito de arena para la reconciliación del mundo, dejando atrás odios, egos, posiciones egoístas y sed de venganza que solo complican nuestro transitar terrenal.

Aquí vamos, aquí seguimos POR LA CALLE DEL MEDIO, enfocados en el bienestar de nuestros lectores, informando sin manipulación ni chantaje, simplemente ofreciéndoles la noticia.

Yosmar Poleo

También te puede interesar