Los Horrores Del Ragnaraök. El Apocalipsis Vikingo

El Fin de los Tiempos ha sido desde siempre un tema recurrente en todas las religiones o creencias de cada cultura de la tierra, prueba de ello la encontramos en el cristianismo, donde las siete trompetas anuncian el inicio del caos, representado por los cuatro jinetes del Apocalipsis, preceden la llegada del Dragón, 666 o Anticristo. Pero, desde luego, no son los únicos, ya que anteriormente los zoroastristas en el siglo II a.C. ya hablaban del Frashokereti y los budistas, del Maitreya. La que quizás es menos popular, es la espectacular versión que dan de todo esto los nórdicos en su Ragnaraök, el Apocalipsis vikingo.

El terrible Apocalipsis Vikingo – Ragnaraök

Las antiguas creencias escandinavas eran politeístas y fatalistas. Adoraban a una gran cantidad de dioses, algunos simbolizaban conceptos más abstractos como la belleza, la inteligencia o la fuerza, y eran estos los Æsir, habitantes de Asgard. Otros, como los Vanir, representaban la energía de la naturaleza y por último estaban los Jotun, horribles gigantes que encarnaban la oscuridad y la maldad. Curiosamente todos estos dioses no eran inmortales, por tanto, al igual que los hombres, sucumbirían a su destino, dísir, que une pasado (Urðr), presente (Verðandi) y futuro (Skuld), y de manera irremediable al Ragnaraök, el apocalipsis vikingo.

Según se cuenta en las Eddas, antiguos poemas transmitidos oralmente que relataban entre otras creencias, el origen y el fin del mundo; el Ragnaraök es un cruel encuentro entre las fuerzas opuestas del caos y el orden donde perecieron dioses, gigantes, monstruos y hombres llegando a destruir casi todo el universo. Comienza con el Gran Invierno que dura un año y medio y que hace despiadados a los hombres, cometiendo incesto y homicidio por doquier.

Luego los hijos del temido lobo Fenrir sumen la faz de la tierra en una interminable noche oscura, tras engullir al sol, la luna y las estrellas, para poder liberar de las cadenas a su padre, destinado a devorar al mismísimo Odín. Los dioses de Asgard para combatir el caos deciden encadenar a Loki, el gigante «disfrazado de dios» líder del mal, con las vísceras de sus propios hijos y le colocan una serpiente sobre la cabeza que derrama veneno constantemente con lo que castigaban no solo a Loki, sino también a su esposa que queda condenada a recoger eternamente el veneno, para evitar la muerte de su marido

Después llega el turno de Midgard, la colosal serpiente, que decide abandonar su escondite marino provocando violentos tsunamis que inundan la tierra entera. Para detenerla, Thor le hace frente perdiendo la vida, de igual modo que su padre, Odín, que muere intentando acabar con Fenrir. Por si todo esto no fuera suficiente, desde el inframundo Helhim, Hela libera a los muertos que llegaron en un enorme barco capitaneado por el gigante Hrymn.

Todo acaba cuando Vidarr, hijo de Odín, venga la muerte de su padre acabando con la vida del lobo Fenrir, después el mundo arde en llamas y la tierra se hundirá en el mar. De tantas catástrofes sólo sobreviven 6 dioses, uno de los cuales es Vidarr, y dos humanos que darán inicio a una nueva era.
Después de todo existía final feliz para los pobres vikingos. ¿No te parece?

¿Qué opinas del Apocalipsis vikingo? A nosotros nos ha resultado fascinante.

También te puede interesar