Guaidó negó acusaciones de corrupción ventiladas en el Washington Post

Tras la publicación de The Washington Post que presentaba testimonios y documentos denunciando pedidos de sobornos para gestiones con bienes de Venezuela en Estados Unidos, el exdiputado, Juan Guaidó negó que su administración haya tenido que ver con los hechos.

Lea también: Para ABC de España Guaidó queda “fuera de juego” con la nueva AN

El Post basó su trabajo sobre una presunta corrupción con fondos y activos de Venezuela por 40.000 millones de dólares bloqueados en el extranjero.

Guaidó dijo que los casos denunciados por el diario estadounidense el pasado sábado fueron detectados por “mecanismos de control” de su equipo y, con ello, sus colaboradores rechazaron las negociaciones irregulares que los rodeaban.

“Tenemos el compromiso de recuperar y proteger del saqueo sistemático del régimen de Nicolás Maduro los activos de la República (…). Para ello, contamos con mecanismos de control que nos permiten detectar cualquier acuerdo o gestión que pueda lesionar los intereses” del país, “tal como ocurrió con las propuestas a las que hace referencia el artículo”, indica un comunicado de la oficina del dirigente opositor.

The Washington Post publicó el pasado sábado testimonios y documentos denunciando pedidos de sobornos para gestiones con bienes de Venezuela en Estados Unidos y negociaciones para una eventual condonación de deuda de Paraguay con el país caribeño, señalamientos negados por el gobierno de Mario Abdo Benítez.

Estados Unidos, en su apoyo a Guaidó para intentar desplazar del poder a Maduro, le entregó al opositor el control de activos de Venezuela en ese país, incluida la refinadora Citgo, filial de la petrolera estatal Pdvsa.

“Se puede constarar la inexistencia de elementos probatorios de los supuestos actos de extorsión”, aseguró la oficina de Guaidó, que aseguró haber pedido al Departamento de Justicia estadounidense “iniciar una investigación independiente”.

El escándalo coincide con un momento complicado para Guaidó. El martes se instaló un nuevo Parlamento controlado por el chavismo, que ganó 256 de 277 escaños en las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, boicoteadas por los principales partidos políticos de la oposición y desconocidas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Guaidó defiende la “continuidad” de la Asamblea Nacional opositora -elegida en 2015- al calificar de “farsa” los últimos comicios.

Con información de Extra

También te puede interesar