Álex Saab asegura que “jamás colaboraría con EEUU”

El empresario colombiano Álex Saab, acusado de ser uno de los principales testaferros de Nicolás Maduro, según la justicia estadounidense, aseguró en una entrevista que “no colaboraría con EEUU” de ser extraditado a ese país por Cabo Verde, donde está detenido a petición de Washington.

Lea también: Asociación de Abogados de África exigió a Cabo Verde liberación de Álex Saab

“Mi detención ilegal tiene una motivación totalmente política y es patético que el Gobierno de Cabo Verde haya doblado la rodilla ante (…) EEUU”, declaró Saab, de 49 años, en una entrevista hecha por la agencia española de noticias EFE con cuestionario remitido por escrito desde su cautiverio en Sal, donde sólo tiene acceso telefónico a su familia y sus abogados.

El empresario deposita sus esperanzas en el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que este mes debe pronunciase sobre su extradición y que ya a finales de 2020 falló a favor de su arresto domiciliario.

“No colaboraría con Estados Unidos. Sin embargo, permítame ser muy claro. No he cometido ningún delito. Mis abogados y yo lucharemos, si es necesario, en todos los tribunales para demostrarlo con todo el apoyo de Venezuela. El único culpable aquí es Estados Unidos, que ha orquestado una campaña de hegemonía política contra Venezuela”.

Sobre su arresto domiciliario, dijo que “para ser sincero, nada ha cambiado en realidad. Estoy bajo arresto domiciliario sólo de nombre. Estoy vigilado por 50 guardias armados, mis abogados son registrados cuando vienen y cuando se van, mis frascos de medicamentos son vaciados, incluso cuando son nuevos y están cerrados”.

Reiteró que es un ciudadano tanto venezolano como colombiano.

Dijo que desde su detención no ha hablado con el presidente Maduro, “pero estoy encantado de haber recibido a través de los canales oficiales un mensaje de apoyo y ánimo que agradezco”.

Sobre Estados Unidos dijo que desde su imputación y designación en julio de 2019, este país “no ha presentado ni una sola prueba que sustente las acusaciones que se han hecho. Ni una sola. Las únicas pruebas consisten en insinuaciones y medias verdades que provienen de testigos desacreditados que recibieron a cambio la ciudadanía estadounidense”.

Indicó que que Cabo Verde no podía ni debía detenerlo.

Con información de EFE

Comparte esta noticia