Amnistía Internacional condena a los países ricos por “acaparar” vacunas Covid-19

Los países más ricos están fracasando en una prueba “rudimentaria” de solidaridad global al acaparar vacunas Covid, dijo Amnistía Internacional el miércoles al acusar a China y otros de explotar la pandemia para socavar los derechos humanos.

Lea también: OMS alerta que África solo ha administrado 11 millones de vacunas anticovid

En su informe anual, la organización de defensa de los derechos humanos dijo que la crisis de salud había dejado al descubierto las políticas “rotas” y que la cooperación era el único camino a seguir.

“La pandemia ha arrojado una luz dura sobre la incapacidad del mundo para cooperar de manera efectiva y equitativa”, dijo Agnes Callamard, quien fue nombrada secretaria general de Amnistía el mes pasado.

“Los países más ricos han ejercido un cuasimonopolio del suministro mundial de vacunas, dejando a los países con menos recursos para enfrentar los peores resultados en materia de salud y derechos humanos”.

Amnistía criticó enérgicamente la decisión del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retirar a Washington de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en medio de la pandemia, un paso ahora revertido por el sucesor de Trump, Joe Biden.

Callamard pidió una aceleración inmediata del lanzamiento mundial de vacunas, calificando la campaña de inoculación como “una prueba fundamental, incluso rudimentaria, de la capacidad mundial de cooperación”.

Aumento de la desigualdad 

Desde que surgió el coronavirus en China a fines de 2019, la pandemia se ha cobrado más de 2.8 millones de vidas en todo el mundo e infectado al menos a 130 millones de personas.

A pesar de los frecuentes llamamientos a la solidaridad mundial de las organizaciones internacionales, las cifras muestran una creciente desigualdad en el acceso a las vacunas.

Según un recuento de AFP, más de la mitad de las más de 680 millones de dosis administradas en todo el mundo han sido en países de altos ingresos, como Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, mientras que los más pobres han recibido solo el 0.1% de las dosis.

A finales de marzo, la OMS advirtió sobre una distribución cada vez más desequilibrada de las vacunas.

Amnistía Internacional ha apoyado iniciativas como la plataforma de intercambio de vacunas C-TAP de la OMS para compartir conocimientos, propiedad intelectual y datos.

La iniciativa infrautilizada podría utilizarse para crear capacidad de producción y sitios de producción de vacunas adicionales, particularmente en África, Asia y América Latina, según la OMS.

Amnistía rechazó como “insignificantes medidas a medias” decisiones como las del grupo de naciones del G20 de suspender el pago de la deuda de 77 naciones.

“Irresponsabilidad” china 

Amnistía también increpó a China por su “gran irresponsabilidad” durante la pandemia, acusando a Pekín de censurar a los trabajadores de la salud y periodistas que intentaron hacer sonar la alarma al comienzo del brote.

“Covid-19 intensificó la represión de la libertad de expresión con varios periodistas ciudadanos que informaron sobre la desaparición del brote y que, en algunos casos, fueron encarcelados”, dijo.

El grupo de protector señaló la creciente evidencia de “graves violaciones de los derechos humanos” en general en China, “incluidas la tortura y las desapariciones forzadas” de uigures y otras minorías musulmanas en la región de Xinjiang.   

Dijo que naciones como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Hungría habían utilizado la pandemia para silenciar aún más las críticas y citaron la violencia de los servicios de seguridad en Brasil y Nigeria contra los movimientos de protesta en el último año.

“Algunos (líderes) han tratado de normalizar las dominantes medidas de emergencia que han introducido para combatir el Covid-19, mientras que una cepa líder, particularmente virulenta, ha ido un paso más allá”, dijo Callamard.

“Han visto esto como una oportunidad para afianzar su propio poder. En lugar de apoyar y proteger a las personas, simplemente han armado la pandemia para causar estragos en los derechos de las personas”, agregó. 

Amnistía dijo que durante la emergencia sanitaria, grupos como mujeres y migrantes habían sido aún más marginados en algunas partes del mundo.

Dijo que su informe describe cómo “las desigualdades existentes como resultado de décadas de liderazgo tóxico han dejado a minorías étnicas, refugiados, personas mayores y mujeres desproporcionadamente afectadas negativamente”.

“Nos enfrentamos a un mundo en desorden. En este punto de la pandemia, incluso los líderes más engañados lucharían por negar que nuestros sistemas sociales, económicos y políticos están quebrados”, dijo Callamard.

También te puede interesar