Descubren tortugas contaminadas con más de 4.000 químicos tóxicos en sus cuerpos

Se ha encontrado una cantidad alarmante de productos químicos tóxicos en las aguas de la Gran Barrera de Coral. Tanto es así, que las poblaciones de tortugas marinas se están enfermando.

Lo que los estudios ya han demostrado, ahora los trabajadores de la vida silvestre pueden confirmarlo. Sustancias envenenadas como pinturas, adhesivos, antibióticos y miles de otras sustancias químicas están causando graves daños a la vida marina.

La fundadora del Centro de Rehabilitación de Tortugas de Cairns en Australia, Jennie Gilbert, dice que muchos de sus pacientes provienen de la Gran Barrera de Coral.

“Estamos viendo un aumento de muchos más animales que están realmente enfermos”, dice.

Las tortugas están naciendo con defectos y anomalías inexplicables. Ella está de acuerdo con los toxicólogos marinos en que los contaminantes son los culpables, ya que se abren camino hacia los hábitats de las tortugas marinas. “La gente está tomando antibióticos, la gente está tomando medicamentos para el corazón, la gente está tomando diuréticos y todo se va al océano”, dice Gilbert.

Expertos piden una investigación

Un informe reciente del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Universidad Griffith ha pedido un mayor monitoreo de los contaminantes en el arrecife. Los ecologistas marinos habían encontrado anteriormente medicamentos para el corazón y los riñones, pintura antiincrustante y sellador en la sangre de más de mil tortugas verdes costeras.

En total, las tortugas tenían 4.000 compuestos químicos diferentes en su cuerpo.

El Dr. Jason van de Merwe, ecologista marino y ecotoxicólogo de la Universidad de Griffith, dice que los elementos más alarmantes son las sustancias que no se pueden identificar.

“Es vital que el público sea consciente de los posibles riesgos para la salud asociados con la contaminación química de los hábitats marinos y los mariscos”.

Aunque hay más de 40.000 químicos que son motivo de preocupación, la calidad del agua de la Gran Barrera de Coral se monitorea solo para 40, como nutrientes y pesticidas, en su mayoría provenientes de la agricultura.

“Nos gustaría que eso se extendiera para incluir productos farmacéuticos, metales pesados ​​y otros productos químicos que sabemos que ahora se están acumulando”, dice el Dr. Van De Merwe. Estos químicos también pueden degradarse para formar nuevos compuestos más tóxicos que los químicos originales. “Sabemos muy poco sobre la toxicidad de estos químicos por sí mismos y sobre lo dañinos que son cuando se mezclan”, agrega.

También te puede interesar