El rostro de Nelson, el asesino en serie de Bilbao: drogaba homosexuales y después los mataba

por May 5, 2022

La Ertzaintza trabaja con la hipótesis de que un individuo, al que busca junto al resto de fuerzas de seguridad del Estado, podría haber acabado con la vida de ocho hombres, a los que habría conocido por medio de una red de contactos entre homosexuales.

Lea también:

Fuentes de la investigación han informado de que el supuesto autor de los crímenes, sobre el que cuenta con datos claros de identificación, es oriundo de Colombia, tiene 25 años y responde al nombre de Nelson David Moreno Bolaños. La imagen que acompaña a esta información sería su rostro.

Por el momento hay cuatro casos judicializados en Bilbao por fallecimientos ocurridos entre septiembre y octubre de 2021, pero los investigadores sospechan que el mismo individuo podría estar relacionado con otros cuatro crímenes anteriores, que en su día fueron considerados muertes naturales.

El juzgado de Bilbao que lleva el caso bajo secreto de sumario ha decretado una orden de detención, y las investigaciones se desarrollan también en la Comunidad Valenciana y en Madrid.

Los fallecidos utilizaban una red de contactos, en la que pudo captarles el supuesto homicida, que quedaba con las víctimas en sus domicilios y allí, mediante la administración de alguna sustancia estupefaciente, lograba sacarles las claves de sus tarjetas y otros datos bancarios.

Después extraía dinero de sus cuentas en cajeros automáticos y realizaba transferencias a su nombre.

Protección

Distintos colectivos LGTBI han reclamado este jueves la puesta en marcha de “respuestas colectivas” de cuidados y recomendaciones de protección para las citas por medio de aplicaciones telemáticas.

La Plataforma Trans Estatal, el Observatorio Contra la Homofobia de Cataluña y el Observatorio contra la LGTBI+fobia de Vitoria (Ikusgune) han difundido un comunicado en el que exigen a las autoridades policiales una rigurosa investigación de los hechos y políticas públicos efectivas “por la prevención, detección e intervención de la LGTBI-fobia”.

“No podemos revictimizar a personas que han perdido la vida, y menos culparlas de lo sucedido. Los espacios deben ser amables y seguros por la expresión de nuestros deseos y no estigmatizantes hacia el colectivo LGTBI+”, han reivindicado.

También reclaman que no se publiquen en los medios de comunicación episodios “con cariz morboso de la vida de las víctimas, ni imágenes que las pueda identificar”.

Con información de El Español.

Comparte esta noticia