Laboratorios se concentran en una vacuna universal del coronavirus para combatir las variantes

Varios laboratorios y empresas preparan nuevas inyecciones que podrían funcionar contra nuevas variantes del SARS-CoV-2 e incluso contra nuevas pandemias originadas por estos virus.

Lea también:

El bioquímico estadounidense Neil King cree que los humanos tendremos que seguir vacunándonos contra el coronavirus cada año en 2023, 2024 y probablemente también en 2025. “Después el ritmo bajará a una vez cada tres o cuatro años”, explica este experto en diseño de proteínas de la Universidad de Washington (EE UU).

King colidera el desarrollo de una nueva vacuna que podría ser efectiva contra todas las variantes del coronavirus SARS-CoV-2. Vista al microscopio esta inyección se parece mucho al virus real: es una pelotita nanométrica de la que sobresalen 60 proteínas. La estrategia de King es que el sistema inmunitario de los vacunados reconozca esas protuberancias, genere anticuerpos para neutralizarlas y las recuerde durante mucho tiempo.

La proteína usada en esta vacuna es la misma que en las de Pfizer y Moderna. Se trata del dominio de unión al receptor (RBD), la parte de la proteína de la espícula que el virus utiliza para unirse a las células humanas, entrar en ellas y secuestrar su maquinaria biológica para producir millones de copias de sí mismo dando lugar a una infección. “Nuestra forma de presentar la proteína [al sistema inmune] es muy diferente, con muchos más fragmentos, lo que puede generar anticuerpos cualitativamente más potentes”, explica King.

Esta vacuna se llama GBP510 y fue diseñada para combatir los sarbecovirus, el grupo de coronavirus que incluye al SARS-CoV-2 y al SARS que surgió en 2002 en Asia y mató a más de 900 personas. La familia de los coronavirus tiene cuatro grandes grupos de virus animales y humanos. Hasta ahora se conocen cuatro coronavirus que solo generan catarro y otros tres que pueden ser letales: los ya mencionados más el MERS, detectado en 2012.

“Esta vacuna debería aportar algo de protección inmunitaria contra muchas variantes del SARS-CoV-2″

La GBP510 generó inmunidad en los animales contra el SARS-CoV-2 original de Wuhan (China) y las variantes alfa, beta y delta, explica King. “Basándonos en esos datos preclínicos podemos decir que esta vacuna debería aportar algo de protección inmunitaria contra muchas variantes del SARS-CoV-2, aunque aún no sabemos cuánta”, detalla. Su equipo está ahora probando la efectividad de esta vacuna contra ómicron.

Esta vacuna se está probando ya en humanos. La farmacéutica surcoreana SK ha concluido la segunda fase de ensayos y está preparando la tercera y última antes de su aprobación. Esta “vacuna a prueba de variantes” ha recibido una financiación adicional de tres millones y medio de euros de la coalición internacional para la preparación ante epidemias (CEPI).

La GBP510 pertenece a una nueva clase de inyecciones conocidas como de subunidad de proteína. Ya hay un primer tipo aprobado: la de Novavax. La vacuna española más avanzada, desarrollada por Hipra, también pertenece a esta clase. A la inmunización que ha liderado King se une otro prototipo muy prometedor: el del ejército de EE UU, también basado en una nanopartícula recubierta de proteínas virales de la espícula y que acaba de completar la primera fase de pruebas en humanos.

El origen de estas nuevas vacunas contra el coronavirus está en un trabajo de años en busca de vacunas universales contra otras enfermedades infecciosas, explica Barton Haynes, director del Instituto de Vacunas de la Universidad Duke (EE UU). “Este tipo de inmunizaciones se basan en nanopartículas de ferritina y se han usado en los institutos nacionales de Salud para desarrollar vacunas que presentan fragmentos del virus de la gripe conocidos como hemaglutininia”, detalla Barton. “Esas vacunas ya han demostrado ser seguras en ensayos clínicos con humanos. En mi laboratorio usamos el mismo sistema para un prototipo de vacuna contra el VIH. Cuando estalló la pandemia de covid quitamos las proteínas del VIH y añadimos las del coronavirus”, añade el bioquímico estadounidense.

Con información del País.

Comparte esta noticia