Los tipos de anticuerpos podrían predecir si un paciente va a sufrir un cuadro grave de Covid-19

El sistema inmune es una compleja red de células, tejidos y órganos especializados que reconocen las sustancias extrañas, principalmente a los microorganismos como bacterias, virus, parásitos y hongos, y defienden al cuerpo humano.

Lea también:

En el caso del Covid-19, se trata de una infección por un coronavirus. Pero ahora hay más evidencias que señalan que la reacción del mismo sistema inmune del paciente podría contribuir a que la enfermedad tenga un peor pronóstico.

Científicos de los Estados Unidos y Colombia descubrieron que los niveles elevados de unas moléculas especiales que forman parte de la defensa del sistema inmunitario están estrechamente relacionadas con la mala evolución de las personas hospitalizadas con Covid-19.

A través del estudio, detectaron anticuerpos autoinmunes en la sangre de más de un tercio de los hombres y mujeres que ingresaron en el hospital y a los que se les confirmó la enfermedad Covid-19.

Entre los nuevos hallazgos del estudio se encuentra que un subconjunto de estos anticuerpos autoinmunes que se unen al ADN o a un tipo particular de molécula de grasa, un lípido llamado “fosfatidilserina”, eran dos veces más abundantes al inicio de la infección por coronavirus en aquellos cuyas condiciones empeoraron rápidamente en relación a los pacientes cuya salud no empeoró.

Los pacientes con los niveles elevados de anticuerpos autoinmunes tenían entre cinco y siete veces más probabilidades de desarrollar cuadros graves de COVID-19 en comparación con aquellos cuyos niveles de anticuerpos eran estables.

Según los investigadores, esas personas hospitalizadas con casos de Covid-19 con los niveles aumentados de esos anticuerpos requerían más la atención en cuidados intensivos y un ventilador mecánico para ayudarles a respirar. Mientras que los que tenían niveles más bajos de estos autoanticuerpos solían respirar por sí mismos y se recuperaban en gran medida.

Para explicar la diferencia, el equipo de científicos se basan en la naturaleza de los anticuerpos, que son proteínas del sistema inmune que atacan a las bacterias y los virus invasores.

En cambio, los anticuerpos autoinmunes atacan a las propias células y moléculas de una persona infectada. Esto incluye los lípidos y el material genético, que se sabe que se dispersan en el torrente sanguíneo cuando las células son eliminadas por la enfermedad, como el Covid-19.

Con información de Infobae.

También te puede interesar