¿Sabías que los trilitones son los bloques de construcción más grandes del mundo antiguo?

La gran terraza sobre la que se levantó el templo romano, está hecha de enormes bloques pétreos, cortados y colocados en épocas remotas con enorme precisión a seis metros de altura para lograr una base firme e inamovible de más de 400.000 m2.

Lea también: Curiosidades de Armenia

Entre ellos están los llamados Trilitones, tres colosales bloques que pesan entre 800 y 1.200 toneladas, y miden unos 25 m de largo, 8 m de ancho y 5 m de alto.


Las colosales ruinas de Baalbek, Líbano, son motivo de asombro por la capacidad que mostraron sus constructores para cortar y transportar rocas de 1.000 toneladas aprox. y colocarlas con precisión absoluta como plataforma para su templo.

Los orígenes de Baalbek se remontan a un santuario fenicio dedicado al dios Baal (“Baal” = “señor”, además del nombre propio del Dios cananeo). Luego, asirios, persas, griegos y romanos construyeron sus templos sobre ésta misma plataforma, que era un lugar sagrado desde mucho antes. En la época romana el lugar era conocido como Heliópolis o Ciudad del Sol.

Lo que más despierta la admiración y el asombro de todos los estudiosos, ha sido la terraza sobre la que se emplaza el Templo de Júpiter. Su origen es anterior a la ocupación romana, aunque no existe un consenso entre los investigadores para establecer quiénes fueron los constructores de tan impresionante estructura.


Fueron trasladados desde la cantera, a 3 Km. de distancia, donde han dejado una inmensa piedra sin terminar llamada Hajar el Gouble (Piedra del sur) o “Hajjar al-Hibla” (Piedra de la mujer embarazada), de aprox. 1.500 toneladas, la mayor piedra de construcción del mundo.

En realidad lo fue hasta el verano de 2014, cuando el equipo del Departamento del Instituto Arqueológico Alemán Oriental, realizó excavaciones en la cantera para encontrar nuevos datos acerca de las técnicas de minería y el transporte de los megalitos, y en lugar de eso encontró, debajo de la “Hajjar al-Hibla”, otro bloque de piedra megalítica, incluso más grande que el primero.


  El nuevo bloque mide aprox 19,60 x 6 x 5,5m. y pesaría unas 1.650 toneladas. Los arqueólogos concluyeron que el bloque estaba destinado a ser transportado sin cortarse, por lo que se trataría de la piedra más grande conocida de la antigüedad.


  Si transportarlos hoy en día sería una ardua y laboriosa tarea (y únicamente utilizando grúas pórtico), saber cómo se hizo tal cosa en la antigüedad es un misterio tan grande como las mismas rocas, con sus inmensos volúmenes, rectas y ángulos perfectos.
  Roma construyó el más grande de los templos de su imperio en Baalbek, siendo éste el llamado Templo de Júpiter. Resulta difícil explicar por qué lo construyeron aquí y no en Roma, la capital del imperio, o en Atenas, ciudad conquistada cargada con más simbolismo.


  Dentro del mismo complejo se encuentran también el Templo de Baco, construido hacia el año 150 d.C. y que se haya bastante bien preservado, con 8 columnas en cada frente y 15 en cada flanco, el Templo circular de Venus, y los restos de un Templo dedicado a Hermes.


  Ni los trilitones, ni los otros bloques sobre los que fueron montados muestran ornamentos o grabados con estilo romano que hagan pensar que son de su autoría. Más aún, dichos bloques presentan un mayor grado de erosión lo que induce a que tienen otra antigüedad que las edificaciones que sí han sido identificadas como romanas.


  Otro hallazgo que se ha hecho es que, inversamente a la ingeniería convencional, los trilitones no son la base de los cimientos sino que se han colocado encima de 3 capas de piedras de menor tamaño para quedar en la parte superior de la plataforma. Cualquiera que fuera su propósito, las piedras más grandes debían quedar expuestas.
  Evidentemente, alguna cultura ancestral que hoy no podemos identificar tenía la tecnología para cortar, trasladar y levantar éstas grandes piedras, para colocarlas encima de las demás, con precisión absoluta.


  Es pensable que de haber sido una obra romana, ellos mismos se hubiesen ocupado de proclamar como propia semejante aventura arquitectónica sin precedentes y hacérselo saber a todas las generaciones venideras. No obstante, no se han encontrado registros que den prueba que ésta megalítica construcción es de su autoría.


  Quizás, los romanos, al llegar a Baalbek, maravillados por la colosal plataforma de Baalbek, conociendo su sagrado pasado (para asirios, persas, griegos, fenicios, cananeos), e intuyendo su remoto y misterioso origen, pensaron en dejar su huella haciendo su mejor esfuerzo arquitectónico para estar a la altura de semejante escenario megalítico.


  Al estudiar un lugar como Baalbek no se puede dejar de pensar todo lo que desconocemos sobre nuestra propia historia de la civilización. Como es que no tenemos la menor certeza sobre esa proeza, y que evidentemente culturas muy anteriores a la nuestra, en la noche de los tiempos, desarrollaron una tecnología en extremo avanzada.


  Baalbek sigue siendo una referencia ineludible a la hora de especular sobre civilizaciones avanzadas de hace miles de años y a las cuales la “historia oficial” se niega a reconocer su existencia.

También te puede interesar