Con gol de Machis el Barcelona pierde ante el Granada y ya no puntea la Liga

El Barcelona ha desperdiciado la oportunidad de llegar a lo más alto de la tabla, y ya no controla su destino en la carrera por el título de La Liga gracias a una impactante derrota por 2-1 ante el Granada en el Camp Nou.

Lea también:

El Barça estuvo excelente durante 60 minutos y supo aprovechar muchas oportunidades para matar el partido temprano, y un período desastroso de 15 minutos fue suficiente para encajar dos malos goles y dar un golpe gigante a sus esperanzas de campeonato.

Los culés tuvieron el control desde el principio, dominando el balón y haciendo un gran trabajo evitando que el Granada trajera una amenaza en la contra. Los visitantes defendieron con intensidad y cometieron muchas faltas tácticas para intentar romper el ritmo, que funcionó hasta cierto punto mientras el Barça luchaba por crear ocasiones reales en los primeros 20 minutos.

Luego Lionel Messi y Antoine Griezmann se combinaron maravillosamente dentro del área antes de que el capitán encontrara la esquina inferior y el Barça se pusiera por delante. Los blaugrana mejoraron presionando más arriba del campo y recuperando el balón en posiciones peligrosas.

Messi casi tiene un segundo, pero Escandell hizo una gran atajada, y Leo tuvo otros dos tiros peligrosos bloqueados por la línea de fondo del Granada para evitar que consiguiera lo que fácilmente podría haber sido un ‘hat-trick’ en la primera mitad.

Comodidad hasta el medio tiempo

En el descanso, el Barça dominaba y se adelantaba merecidamente, pero la ventaja era escasa y todavía faltaba pisar el acelerador para terminar el trabajo en la segunda parte.

El Barça habia empezado bien la segunda parte, con Sergio Busquets dirigiendo el espectáculo con unos pases excelentes y el centro del campo haciendo grandes corridas hacia el área. Griezmann y Sergi Roberto tuvieron dos grandes ocasiones, pero sus tiros no dieron en el blanco y después de una hora empezó a parecer que el Barça podía jugar todas las oportunidades perdidas.

Y lo hicieron, a lo grande: primero fue el venezolano Darwin Machís quien aprovechó un error de Óscar Mingueza para encontrarse el uno contra uno con Ter Stegen y marcar el empate.

Tres minutos después, Ronald Koeman recibió una tarjeta roja directa por disentir, y 15 minutos después Molina cabeceó un centro desde la izquierda y el Barça se había desmoronado en casa.

Tenían 10 minutos para encontrar al menos un empate para seguir controlando su destino, pero el Barça tenía mucha desesperación y cero ideas, y el pitido final llegó para acabar con una noche desastrosa para los blaugrana. Todavía están vivos en la liga, pero este es un gran golpe.

También te puede interesar