Osaka triunfa en Melbourne y consigue su cuarto Grand Slam

La japonesa Naomi Osaka venció a la australiana Jennifer Brady por 6-4, 6-3 en la final del Abierto de Australia. Es la cuarta final que disputa y el cuarto título que consigue. Invencible en últimas instancias. Un título que incluyó una semifinal contra la siempre potente Serena Williams.

Para Brady sin embargo, la situación fue quizás diferente. La australiana debió permanecer 15 días en estricta cuarentena previo al torneo lo que pudo significar un retraso en sus entrenamientos de cara al Grand Slam. “Quiero decir, hice mi primera final de Grand Slam. Entonces, tal vez si no estuviera en cuarentena, hubiera ganado. Quizás ”, dijo con una sonrisa. “Sí, no creo que realmente me haya obstaculizado mucho. ¿Quién sabe? Sabes, realmente no lo sabes”.

En el partido más importante de su carrera, Brady estaba empatado en 4 al principio antes de que algunos errores nerviosos llevaron a una carrera de seis juegos para Osaka que cambió el aspecto de las cosas.

Aún así, Brady se va con una confianza en sí misma que nunca solía tener.

Infranqueable

Tras la victoria este sábado, Osaka mantiene una racha de 21 victorias al hilo. Más de un año sin conocer la derrota. Además suma un record de 12-0 en cuartos, semis y finales de Grandes.

Cuando ganó el título en el Abierto de Australia en 2019, se convirtió en la primera jugadora en ganar sus dos primeros Slams consecutivos desde Jennifer Capriati en 2001. Y con su segundo título, se convirtió en la primera en ganar sus primeras cuatro finales de Grand Slam desde Monica Seles hace 30 años.

Increíblemente, Seles y Roger Federer son los únicos otros jugadores que lograron esta hazaña en la Era Abierta. Osaka ha entrado en territorio de rarezas.

También te puede interesar