Myanmar: protestas aumentan, aun bajo aprobación de represión letal

Los manifestantes se reunieron en la ciudad más grande de Myanmar el lunes a pesar de la amenaza de la junta gobernante de usar fuerza letal contra las personas que se unan a una huelga general contra la toma del poder por parte de los militares hace tres semanas.

Más de 1.000 manifestantes se reunieron cerca de la embajada de Estados Unidos en Yangon a pesar de que unas barreras bloqueaban el camino, pero se fueron para evitar un enfrentamiento después de que 20 camiones militares con policías antidisturbios llegaron cerca. Las protestas continuaron en otras partes de la ciudad, incluso cerca de la Pagoda Sule, un punto de reunión tradicional.

Siga leyendo: Myanmar: fuerzas policiales disparan al aire como advertencia a los manifestantes

Las fábricas, lugares de trabajo y tiendas fueron cerradas en todo el país el lunes en respuesta al llamado a una huelga nacional. Los cierres se extendieron a la capital, Naypyitaw.

La junta había advertido su posición contra una huelga general en un anuncio público el domingo por la noche en la cadena de televisión estatal MRTV.

“Se supo que los manifestantes han levantado un motín y anarquía el 22 de febrero. Los manifestantes ahora están incitando a la gente, especialmente a los adolescentes y jóvenes emocionales, a un camino de confrontación donde sufrirán pérdida de vidas”, decía el texto en pantalla en inglés, replicando el anuncio hablado en birmano.

La declaración de la junta también culpó a los criminales por la violencia de protesta en el pasado, con el resultado de que “los miembros de las fuerzas de seguridad tuvieron que responder”. Tres manifestantes han muerto a tiros.

“22222”

Los camiones recorrieron las calles de Yangon el domingo por la noche, haciendo sonar advertencias similares previamente dadas en televisión nacional.

El movimiento de protesta, que busca restaurar el poder al gobierno electo de Aung San Suu Kyi y hacer que ella y otros líderes sean liberados de su detención, ha adoptado la no violencia.

La huelga nacional se denominó “Cinco-Dos”, por los cinco números dos que se repetían en la fecha del lunes (22-02-2021).

“Me uno a la protesta nacional 22222 como ciudadano del país. Debemos unirnos a la protesta esta vez sin falta”, dijo Zayar, de 42 años, propietario de un negocio de agua embotellada en la capital. “Así que cerré mi fábrica y me uní a la manifestación”.

Zin Mi Mi Aung, una vendedora de 27 años, también se unió a la huelga.

“No queremos ser gobernados por el régimen”, dijo mientras la gente marchaba y cantaba detrás de ella. “Lucharemos contra ellos hasta que ganemos”.

Se presumen arresto masivo de 200 personas

Miles de personas se reunieron en los amplios bulevares de la capital, muchas en motos para permitir una rápida circulación en caso de cualquier acción policial.

En las redes sociales se publicaron informes y fotos de protestas en al menos una docena de ciudades y pueblos. Las vistas aéreas, algunas tomadas desde drones, mostraron multitudes masivas en seis ciudades que parecían sumar decenas de miles.

Habían imágenes de un evento particularmente colorido en Taunggyi, la capital del estado de Shan, donde se colocaron en el aire decenas de pequeños globos aerostáticos rojos. Uno más grande estaba adornado con un dibujo del saludo de tres dedos adoptado por el movimiento antigolpista. La ciudad es famosa por su festival anual de globos aerostáticos.

En Pyinmana, una ciudad satélite de Naypyitaw, la policía persiguió a las personas por las calles para arrestarlas. Informes en las redes sociales, incluidos familiares preocupados, dijeron que la policía arrestó a 200 personas o más, en su mayoría jóvenes, y los envió a una base militar. De confirmarse, sería el arresto masivo más grande desde que comenzaron las protestas.

Movimiento antigolpista promueve una huelga general

La huelga general fue una extensión de las acciones convocadas por el Movimiento de Desobediencia Civil, un grupo poco organizado que ha estado alentando a los funcionarios y trabajadores de empresas estatales a abandonar sus trabajos. Muchos trabajadores del transporte y de cuello blanco han respondido al llamamiento.

El sábado, más de dos docenas de grupos formaron un Comité de Huelga General para proporcionar una estructura más formal para el movimiento de resistencia y lanzar una “revolución de primavera”.

Estados Unidos y varios gobiernos occidentales han pedido a la junta que se abstenga de la violencia, libere a los detenidos y restaure el gobierno electo de Myanmar. El lunes, Estados Unidos dijo que estaba imponiendo sanciones contra más miembros de la junta debido a los asesinatos de manifestantes pacíficos por parte de las fuerzas de seguridad.

Países sostienen sanciones contra miembros golpistas

El teniente general Moe Myint Tun y el general Maung Maung Kyaw se suman a otros líderes militares y entidades que enfrentan sanciones estadounidenses. Gran Bretaña y Canadá han tomado medidas similares desde la toma del poder militar.

Seguir leyendo: Países frenan relaciones diplomáticas y sopesan sanciones a Myanmar tras golpe de estado

Estados Unidos condenó los ataques a los manifestantes, dijo el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, en un comunicado en el que prometió tomar más medidas si se producían más actos de violencia. “Hacemos un llamado a los militares y la policía para que cesen todos los ataques contra manifestantes pacíficos, liberen de inmediato a todos los detenidos injustamente, detengan los ataques y la intimidación contra periodistas y activistas, y restablezcan el gobierno democráticamente elegido”, dijo.

Myanmar ha sido gobernado por el ejército durante la mayor parte de su historia desde que se independizó de Gran Bretaña en 1948. Un paso gradual hacia la democracia en la última década permitió a Suu Kyi liderar un gobierno civil a partir de 2016, aunque los generales retuvieron el poder bajo una constitución redactada por militares.

Su partido ganó las elecciones de noviembre pasado por una abrumadora mayoría, pero el ejército intervino antes de que el Parlamento se reuniera el 1 de febrero. Los golpistas detuvieron a Suu Kyi y otros funcionarios gubernamentales y se instituyó un estado de emergencia por un año. El ejército sostiene que la votación estuvo contaminada por fraude y planea volver a investigar esas acusaciones antes de que se celebre una nueva elección.

También te puede interesar